¿Cómo hacer un cambio de compañía telefónica?

Llevar a cabo un cambio de compañía móvil es algo habitual hoy en día: existe una gran variedad de ofertas. Ten en cuenta que si quieres cambiar de compañía de teléfono, el proceso conlleva un periodo de negociaciones, permanencias, portabilidad, datos… Es muy probable que para que hayas pensado en cambiar de compañía telefónica te hayas cansado de tu operadora actual y estés buscando un mejor servicio.

 

Pero, ante todo, tienes que saber que cambiarse de compañía tampoco tiene que ser definitivo: si esta no cumple con el contrato establecido o no ofrece bien sus servicios, ¡búscate otra de nuevo!

 

¿Cómo me cambio de compañía móvil?

 

Desde que aparecieron las operadoras móviles virtuales (OMV), operadores como Movistar, Orange o Vodafone compiten contra más de una veintena de compañías que ofrecen tarifas bastante económicas. Es gracias a esta competencia que estamos ante un mercado en continua transformación y con numerosas ofertas y promociones. Esto, a su vez, hace que los consumidores nos planteemos cambiar nuestro contrato actual.

Lo primero que nos suele llamar la atención, y por lo que decidimos cambiar de compañía la mayoría de veces, son las ofertas. Pero también tenemos que tener en cuenta otros puntos como: conservar nuestro número de teléfono, tiempo en hacerse efectiva la portabilidad, permanencia…

 

Todos los consumidores y usuarios de servicios de telefonía móvil tienen derecho a conservar su número de teléfono cuando llevan a cabo un cambio de operador.

 

Quiero cambiar de compañía móvil, ¿qué tengo que hacer?

 

Si lo que quieres es llevar a cabo un cambio en una línea de contrato, bastará con contratar la nueva tarifa con la nueva compañía. Esto es, no es necesario tener que darse de baja con tu anterior operador, ya que esta solicitud llega a tu operador a través de la nueva compañía.

 

Ten en cuenta que cuando realizas una solicitud de baja, la misma implica dar de baja a todos los servicios asociados al número de teléfono sobre el que se realiza la portabilidad. Esta baja tiene efecto cuando el operador de origen deje de dar el servicio. Este procedimiento es igual tanto para números de contrato como de prepago.

 

Por otro lado, puedes llevar a cabo un cambio de compañía pero sin solicitar una portabilidad. Esto es, comunicar la baja a tu compañía actual y realizar un contrato nuevo con la compañía elegida. Durante este proceso perderás tu número de teléfono; por ello, recomendamos cambiar de compañía de teléfono móvil a través de una portabilidad, ya que el proceso es bastante más sencillo y siempre tendrás acceso a mejores ofertas.

 

Cuando realizamos un cambio de compañía de teléfono, es muy importante a tener en cuenta el compromiso de permanencia. Cuando las operadoras ofrecen facilidades de compra o incluso descuentos para poder adquirir un dispositivo libre, estas también suelen establecer permanencia de un tiempo determinado, garantizando así la recuperación de la subvención ofrecida. Esta permanencia es legal cuando se justifica alguna ventaja respecto a la oferta sin permanencia ofertada. Si prefieres libertad cuando lleves a cabo un cambio de compañía móvil, lo ideal es que adquieras un teléfono libre sin permanencia.

 

Pero no toda la permanencia reside en los teléfonos móviles, existe también la permanencia derivada de las ofertas en las tarifas. Si la compañía ofrece condiciones muy ventajosas en un producto o servicio respecto a las condiciones originales establecidas, es muy probable que esta te exija un periodo de permanencia para disfrutar de estas ventajas.

 

Por otro lado, si tienes un compromiso de permanencia con tu compañía actual, este no te impide cambiarte de compañía. Sin embargo, tendrás que pagar una sanción económica en proporción al tiempo que quede para la finalización de dicho contrato. Una permanencia no impide que te puedas cambiar de operador, pero es recomendable que te asegures de que la cantidad de penalización no es abusiva respecto a la finalización de dicho contrato. En ocasiones, algunos operadores ofrecerán pagar por ti esta sanción a cambio de que contrates ese servicio con ellos.

 

¿Cuánto tiempo tarda un cambio de compañía telefónica? 

El plazo establecido para llevar a cabo un cambio de compañía móvil es de un día hábil desde que se llega a un acuerdo con la compañía para el cambio, siempre que no aparezcan complicaciones que hagan que este proceso se retrase. Como mucho, se suele alargar dos días y es habitual que recibas constantes llamadas de tu operador actual para impedir dicho cambio.

 

Además, tienes que tener en cuenta que posiblemente te quedes sin línea de forma momentánea al cambiar de compañía. Pero este trámite se suele realizar por la noche y dura en torno a tres horas.

 

Como hemos dicho en un principio, cambiar de compañía telefónica no es tarea fácil pero siempre puedes tener facilidades con SmartHouse: tendrás siempre respuesta a cualquier duda que te surja. Otra de las funcionalidades que te hacen la vida más fácil es nuestro servicio de alertas: recibirás siempre un aviso de tus permanencias y vencimientos.


Encuentra una nueva forma de gestionar todos los suministros de tu hogar, siempre realizando uso de la última tecnología. Hazte socio a través de nuestra web o descarga nuestra aplicación oficial para tus dispositivos Android e iOS.